4WD, 4×4 y AWD, todo lo que debes saber

Los sistemas de tracción integral han aumentado su popularidad en los últimos años pero, ¿en verdad necesitas uno?

En la última década, la popularidad de los sistemas AWD [All-Wheel Drive] y 4WD [4-Wheel Drive] ha subido como la espuma y las marcas han sacado al mercado SUVs tipo crossover para aprovechar la cuasi obsesión por este tipo de vehículos, pero no son solo los SUVs los que han contribuido a esta tendencia.

Cada vez son más los autos que ofrecen trenes motores con sistemas de tracción integral, desde superautos de motor central, hasta sedanes deportivos y autos familiares. Entonces, ¿por qué las armadoras usan términos diferentes? ¿Acaso AWD no es lo mismo que 4WD? Echemos un ojo a los diferentes términos que se usan y lo que cada uno de ellos debería significar.

Aunque por razones de branding cada marca tiende a usar un nombre propio para sus sistemas, nosotros podemos separar a los trenes motores con tracción integral en tres grupos básicos: 4WD tiempo total (4×4), 4WD tiempo parcial y AWD. Cada sistema es diferente por cómo y cuándo se suministra el torque a cada rueda, por lo que es importante elegir el sistema adecuado para el uso que le vayamos a dar al vehículo.

4WD Tiempo total o 4×4

El sistema de tiempo total funciona de la misma forma en que su nombre nos lo sugiere, entregando torque en todo momento a ambos ejes y es el conductor quién tiene varias opciones a su alcance para elegir qué tipo de operación busca del sistema según las condiciones del pavimento, velocidad y clima.

En condiciones regulares, los dos ejes se encuentran separados por un diferencial que les permite operar a diferentes velocidades uno de otro si así se requiere, por ejemplo, en caminos sinuosos.

En la mayoría de los vehículos de este tipo, existirá la opción de bloquear el diferencial, esto mantiene fijos los engranes del diferencial central y restringe cualquier tipo de diferencia rotacional entre los ejes de adelante y de atrás. Es un atributo que se utiliza comúnmente cuando salimos del pavimento porque ayuda a entregar la máxima tracción a las ruedas.

También podríamos encontrarnos con un botón o palanca que dijera ‘Low Range’. Generalmente lo aparece en autos como Land Rover y Jeep, y se usa en situaciones extremas para cambiar el engranado del tren motor y multiplicar el torque, de forma similar a lo que ocurre cuando seleccionamos la velocidad más baja en una bicicleta de montaña.

4WD tiempo parcial

Este sistema es el original y también uno de los menos complejos. Como en el sistema de tiempo total, existen varias opciones para el conductor y en condiciones normales, las ruedas motrices son solamente dos, por lo general las traseras. La tracción total se puede seleccionar de forma manual, mecánicamente con una palanca o bien, con una perilla electrónica. Cuando se engrana la tracción en las cuatro ruedas el torque se divide de forma pareja a las cuatro ruedas.

Comúnmente, los sistemas 4WD de tiempo parcial no cuentan con diferenciales centrales y esto limita su utilidad en off-road porque el uso de este atributo en superficies en las que las llantas tienen buen agarre puede causar un estrés excesivo en los componentes del tren de rodaje, ocasionando daños. Estos vehículos también tienen la opción de ‘Low Range’ para condiciones extremas.

All-Wheel Drive – AWD

En muchas formas, los sistemas AWD son similares a los 4×4 porque el sistema también envía torque de forma constante a las cuatro ruedas, y aunque se cuenta con un diferencial central, no existe la posibilidad de bloquearlo ni la opción de elegir tracción en dos ruedas si las condiciones no ameritan mandar la potencia a las cuatro.

Sin embargo, lo que estos sistemas sí son capaces de hacer es limitar el derrape entre los dos ejes si se encuentra una situación de baja tracción. Por ejemplo, algunos sistemas de tracción total de alto desempeño (Porsche 911 Turbo) pueden enviar hasta el 100% del par motor disponible a cualquiera de los dos ejes, de forma automática, dependiendo de las condiciones. Algunos ejemplos de este tipo de sistemas son el Quattro de Audi, el SH-AWD de Acura y el xDrive de BMW.

Miientras tanto, otros sistemas AWD en vehículos de bajas prestaciones envían la potencia a un sólo eje la mayor parte del tiempo y solo se envía potencia a ambos ejes cuando la mecatrónica detecta que una de las llantas está patinando.

Usualmente, esta habilidad está dada por un tipo de diferencial conocido como acoplamiento viscoso o embrague multiplaca, aunque más recientemente se han logrado resultados similares usado embragues electrohidráulicos o electromagnéticos.

Los sistemas AWD carecen del ‘Low Range’ que resulta común en los autos 4WD, resultando menos efectivos y más frágiles que estos sistemas en situaciones en donde lo que se necesita es una gran cantidad de fuerza torsional. Es por eso que este tipo de sistema de tracción integral se encuentra en autos tipo crossover, como por ejemplo una Toyota Rav4 y Mazda CX-9, entre otros.

Con esto dicho, muchos SUVs modernos se ofrecen únicamente con tracción delantera, y con sistemas AWD en las versiones tope de gama, como es el caso de la Kia Sportage. Dada la efectividad de los sistemas modernos de control electrónico de tracción y estabilidad, si vas a comprar un crossover como sustituto de un hatchback o sedán por la mayor altura respecto al suelo, recomendamos que evites pagar de más para adquirir y mantener un sistema AWD porque en condiciones resbaladizas estos modernos sistemas electrónicos (ESP) son más que suficientes para ayudarte a mantener el control del auto.

Elige un sistema 4WD o 4×4 si planeas salir del pavimento a caminos verdaderamente maltratados, porque tenerlos para nunca usarlos significa que tu auto usará más combustible, estarás pagando más por un sistema que probablemente nunca usarás, por eso mismo es que muchas marcas ya no ofrecen tracción integral en SUVs compactos y subcompactos.

Mercedes-Benz G500 4×4-Square, uno de los autos más capaces fuera del pavimento jamás creados

Imágenes|Motoring

Lecturas relacionadas

>> A prueba: Mitsubishi Montero Sport 2018

>> A prueba: Volkswagen Golf R 2018

>> A prueba: Porsche 911 Carrera S 991 II, el nuevo perfecto

>> 6 Horas de Autología: más 900 km de prueba en pista para Cadillac ATS, Ford Focus RS y Seat León Cupra, con resultados inesperados

>> 6 horas de Autología: los coches que tendremos a prueba