Los 15 autos concepto más impresionantes de la historia

Formas interesantes, diseños increíbles, tecnologías futuristas y materiales radicales se hacen presentes en todos los autos concepto que a lo largo de la historia han robado suspiros a muchos.

El principal objetivo de los autos concepto es de darnos una perspectiva muy efímera del futuro de diseño de una marca, muchas veces mostrando innovaciones de ingeniería que es casi imposible que lleguen a un modelo de producción, pero que no dejan de ser fascinantes y nos dejan con ganas de tenerlos rodando en las calles. También funcionan para el desarrollo de nuevas tecnologías que poco a poco llegan a la venta de autos en en México y en todo el mundo.

Por eso hemos hecho una pequeña recopilación para mostrar a 15 de los más increíbles conceptos que hemos podido apreciar durante la historia.

Buick Y-Job (1939)

Desde 1939, tenemos a este enorme automóvil americano, el cual es considerado uno de los primeros automóviles concepto de la historia, diseñado por Harley J. Earl, el majestuoso convertible incorporaba faros retráctiles motorizados, ventanas eléctricas y hasta un toldo también eléctrico, que se ocultaba bajo un compartimiento que permitía el uso de unas líneas más suaves en el contorno general del vehículo.

Las atrevidas formas de este convertible marcaron toda la siguiente generación de los automóviles americanos durante los años 40.

Alfa Romeo – Bertone BAT (1953 -1955)

De la mano de Sergio Scaglione, durante su estadía en Bertone, surgieron una serie de vehículos con un gran trabajo aerodinámico, considerados unos de los más impresionantes en la historia, su nombre BAT, proviene de las siglas de Berline Aerodinamica Technica.

Todo este estudio de aerodinámica resultó en 3 vehículos desarrollados entre 1953 y 1955, con un objetivo de investigar los efectos del arrastre aerodinámico en los vehículos. El mejor coeficiente logrado en los 3 modelos resultó en 0.19, todo un hito, incluso para los estándares actuales. Los escurridizos modelos utilizaban un motor de 4 cilindros que generaba más de 90 hp, proveniente de Alfa Romeo.

En 2008, las legendarias marcas Alfa Romeo y Bertone hicieron un homenaje a sus conceptos y presentaron el BAT 11 en el Salón de Ginebra, el cual estaba basado en el Alfa Romeo 8C Competizione y compartía muchos elementos visuales con los modelos de los años 50s.

Oldsmobile Golden Rocket (1956)

Ya adentrados en la era espacial, los diseñadores americanos hicieron uso de todos los recursos de inspiración en los temas de aviación y la exploración espacial para realizar conceptos y modelos con unas características líneas aerodinámicas, las cuales están presentes en el Golden Rocket que también fue diseñado por Harley Earl.

El estilizado modelo hacía uso de materiales ligeros como la fibra de vidrio para lograr las caprichosas formas que estaban terminadas en un peculiar color bronce metálico que resaltaba todos sus peculiares detalles estéticos.

En el interior, contaba con unos asientos que giraban hacia afuera 45 grados para facilitar el acceso, mientras que el toldo contaba con unas escotillas para ayudar en esta acción también.

Un poderoso motor V8 de 5.3 litros o 324 pulgadas cúbicas era el encargado de proveer el poder al hermoso automóvil y fue construido para el Motorama de General Motors en 1956.

Mercedes-Benz C-111 (1969)

Este misterioso modelo de la marca alemana fue parte de un desarrollo experimental en automóviles deportivos con la utilización de diferentes tipos de motorización que a su vez adoptaba la creciente ola de modelos con diseños de tipo cuña que fueron muy populares a finales de los 70s.

El primer concepto de la serie experimental utilizaba una carrocería de fibra de vidrio y un motor tipo Wankel rotativo de 3 rotores e inyección directa que generaba 350 hp y que durante sus pruebas, alcanzó los 290 km/h.

Fue diseñado por el italiano Bruno Sacco, con la tarea de generar un vehículo con muy buen coeficiente aerodinámico que además incluía avances importantes, como una suspensión trasera tipo multilink y la configuración de motor central y las famosas puertas de “alas de gaviota“, todo un superauto a pie de la letra.

Después de experimentar con el motor rotativo, Mercedes-Benz incluyó un tren motor turbodiésel en la segunda versión hasta que en la cuarta y última contaba con un V8 de 4.8 litros con doble turbocargador que estableció un récord en la pista de Nardo con un promedio de velocidad por vuelta de 403 km/h.

Lancia Stratos Zero (1970)

Si comentábamos de la importancia del diseño de cuñas en los años 70, el Lancia Stratos Zero es uno de los más emblemáticos, fue desarrollado por la casa Bertone bajo el mando de Marcello Gandini, un aclamado diseñador, responsable por modelos como el Lamborghini Miura, Lamborghini Countach o el Alfa Romeo Montreal, entre muchos otros.

Al igual que el modelo de producción del legendario Stratos, sus reducidas dimensiones eran notables, con apenas 3.8m de largo y apenas 83 cm de alto, era realmente impresionante y logró dejar boquiabierto a muchos de los visitantes el Salón de Turín de 1970.

Este modelo, utilizaba el también impresionante motor V4 de 1600 cc que era capaz de generar hasta 130hp y que provenía del también bello modelo Fulvia de Lancia.

Ferrari 512S Modulo (1970)

Siguiendo con el estilo futurista de los años 70s, tenemos a otro representante italiano, pero en esta ocasión desarrollado por Pininfarina para Ferrari. El 512S Modulo contaba con un diseño único que hacía referencia a una nave espacial, con la utilización de un techo deslizable y las ruedas parcialmente cubiertas, para generar el efecto de automóvil flotante.

Obra del diseñador italiano Paolo Martin, es uno de los vehículos más impactantes presentados en el Salón de Ginebra de 1970, que utilizaba como base a un Ferrari 512, todo un ícono de las carreras, que tiene una muy buena reputación.

Utilizaba el chasis y el motor de 12 cilindros de 5.0 litros del 512S, el cual compitió en contra del famoso Porsche 917 en LeMans.

El concepto fue pensado para ser solamente un automóvil de exhibición, pero en 2014, el multimillonario empresario James Glickenhaus lo compró a Pininfarina y se dispuso a restaurarlo completamente para hacerlo un vehículo completamente funcional.

Italdesign Capsula (1982)

Este raro concepto se encuentra lejos de ser uno de los más bellos de la historia, pero su planteamiento es muy interesante y fue uno de los primeros ejercicios de plataformas mecánicas que pudieran albergar múltiples vehículos de diferentes configuraciones.

Fue diseñado por Giorgetto Giugiaro, con la utilización del estilo cuadrado uy recto que caracteriza al legendario diseñador italiano, quién también fue el creador del Volkswagen Golf de primera generación, entre otros muchos modelos.

Este innovador ejercicio de diseño pretendía utilizar una plataforma en conjunto que incluyera el propulsor, sistema de dirección, tanque de combustible, sistema de frenos y calefacción, en una base en donde además se incluían los grupos ópticos y hasta la llanta de refacción, para poder utilizar cualquier carrocería a demanda que incluso podría ser sustituida en función de las necesidades.

Entre los tipos de vehículos que podía utilizar elItaldesignCapsula, se encontraban vehículos de pasajeros, vanes comerciales hasta una ambulancia y un vehículo de rescate.

Chevrolet CERV III (1990)

Este concepto viene de una serie de vehículos experimentales que General Motors tenía en desarrollo desde 1969, pero la tercera y última entrega toma forma de un súper Corvette con motor central, que fue presentado en el Salón de Detroit de 1990.

Jerry Palmer fue el encargado de generar este impactante modelo americano que integraba todos los avances de ingeniería del fabricante estadounidense.

El nombre CERV (Chevrolet Engineering Research Vehicle) viene de las siglas en inglés de Vehículo de Desarrollo de Ingeniería de Chevrolet, que en su tercer entrega incorporaba un motor V8 de 5.7 litros y 32 válvulas que, además integraba tracción integral y dirección en las 4 ruedas.

El primordial objetivo de este concepto, era poder generar un vehículo capaz de circular a muy altas velocidades (362 km/h) sin mayor esfuerzo e incluso sobre superficies resbaladizas.

Desde entonces, los rumores del Corvette con motor central han inundado los encabezados, cada vez que viene el cambio de generación del modelo deportivo.

Ford GT90 (1995)

El “superdeportivo más poderoso”, fue como Ford anunció a su concepto futurista presentado en el Salón de Detroit de 1995. El sucesor espiritual, hasta ese entonces, del legendario GT40, llegaba con un nuevo lenguaje de diseño que la marca denominó como “New Edge” en donde se utilzaban elementos geométricos muy marcados, se entro los que resaltan las calaveras  y el escape trasero de formas triangulares.

El concepto que hacía uso de superficies angulares muy notables, estaba terminado en un color blanco en exterior con un contrastante color azul del interior, que resaltaba su estética futurista.

Todo el trabajo del GT90 fue realizado en secreto por un pequeño grupo de ingeniería de la marca del óvalo azul en sólo 6 meses y compartía muchos componentes con el Jaguar XJ220, que era propiedad de Ford Motor Company en aquel momento.

Haciendo uso de un enorme motor de 12 cilindros con 4 turbocargadores, generaba alucinantes 720 hp y era capaz de llegar hasta los 407 km/h.

Al final, el Ford GT sería el encargado de hacer homenaje al GT40 que fue capaz de vencer a Ferrari en LeMans y llegó como una reinterpretación del modelo de los años 60s, a diferencia del concepto futurista que plantaba el GT90.

Como dato curioso, el motor fue desarrollado en exclusiva para este modelo y antes de ser montado dentro del concepto final, fue probado en un Lincoln Town Car, como auto mula.

Cadillac Sixteen (2003)

En el comienzo del nuevo milenio pudimos observar a uno de los más bellos y lujosos vehículos creados por Cadillac, el Sixteen, cuyo nombre nos da una muy clara pista de la motorización escogida para mover al majestuoso buque lujoso.

Así es, bajo el alargado cofre, encontramos un masivo motor de 16 cilindros en V de 13.6 litros de desplazamiento que entrega 1,000 hp, mandando toda la fuerza al eje posterior.

Fue el inicio del nuevo lenguaje de deiseño de la marca, que se ha mantenido hasta la actualidad y hacía referencia a los modelos de los años 30s, con la utilización de un capó largo que tiene la particularidad de abrir en dos partes desde el centro.

El interior, intentaba redefinir a la marca americana de lujo por excelencia e incluía detalles como el logotipo tallado en cristal sólido en el volante y un reloj Bvlgari en el tablero.

Con la promesa de que algún día todos los automóviles serán fabricados de esta manera, General Motors se dio a la tarea de construir un concepto, en donde no existiera ningún tipo de conexión mecánica dentro de la cabina.

Similar al concepto de Italdesign de los años 80, la pincipal idea es construir una plataforma en donde todos los componentes mecánicos se encuentren ubicados y pueda maximizarse el uso del espacio independientemente del tipo de carrocería que se monte a dicha plataforma.

Con la ventaja de todas las conexiones electrónicas de últimas fechas, se podría incluir cualquier tipo de carrocería que gracias a su configuración, maximiza el espacio utilizable. Además hace uso de una motorización propulsada por celulas de combustible, que incluye sus celulas ubicadas dentro del chasis.

BMW GINA Light (2009)

De a mano del controvertido diseñador americano Chris Bangle, BMW nos mostró en 2009 un nuevo concepto que redefine las formas y materiales utilizados en los autos, al igual de su posible adaptabilidad en función de las necesidades de conducción deseadas en el día a día.

Un increíble material textil recubre todo el cuerpo del vehículo que a su vez incluyen los famosos diseños de elaboradas superficies propias del diseñador estadounidense, pero que nos presentan un vehículo de diseño limpio y sin muchos elementos, hasta que éstos se revelan en un movimiento casi orgánico.

Múltiples barras estructurales, dan forma a los diferentes elementos de diseño del vehículo, que por medio de motores hidráulicos escondidos por debajo de la “tela” que conforma la carrocería, pueden cambiar a voluntad, mostrando elementos ocultos, como los grupos ópticos delanteros, las puertas tipo tijera o modificarse para mejorar la aerodinámica del vehículo. Una maravilla.

Renault DeZir (2010)

Renault es una de las armadoras que generan mucha pasión y tiene a un buen número de seguidores “de hueso colorado” por sus grandes hazañas en la historia del automovilismo. Sin embargo, su gama de modelos actuales no refleja esa pasión, salvo a los modelos tocados por la división Renault Sport, o aquellos viejos recuerdos del fabuloso modelo Alpine. Por eso fue que en 2010, la marca francesa decidió crear a uno de los modelos más bellos de la década, el DeZir.

La escultural carrocería del coupé de 2 puertas de Renault presenta múltiples superficies orgánicas que contrastan radicalmente con la mayoría de las tendencias de diseño actuales, en donde las superficies geométricas son la norma.

Por si fuera poco, el DeZir incorpora la mecánica completamente eléctrica, que según la armadora francesa redefinirá el sentir deportivo de la marca, con un modelo a la altura de su historia.

Jaguar C-X75 (2010)

El increíble modelo híbrido eléctrico, fue desarrollado en conjunto con el equipo de Williams de Formula 1 y se trataba del regreso de la marca británica al mundo de los híperautos, como un sucesor espirirtual del XJ220.

Ian Callum, el también famoso diseñador británico, fue el encargado de desarrollar al majestuoso modelo, del que no solamente tendríamos innovación en la parte de diseño, sino que también en el apartado mecánico.

Era capaz de producir 778 hp a través de 4 motores eléctricos ubicados en cada rueda, que a su vez se alimentan de dos microturbinas de gas alimentadas por diesel, de películas.

Pero, como ya había pasado con el XJ220, los planes originales se vieron frustrados y Jaguar anunció que una serie limitada a 250 ejemplares sería construída, utilizando un motor convencional de gasolina con un precio estimado de 1 millón de libras.

Lamentablemente, debido a la crisis económica mundial de aquel entonces, todo el proyecto fue cancelado y la única aparición del modelo fue en la película de James Bond, Spectre, como el auto del villano.

Mazda RX-VISION (2015)

Otro escultural vehículo se hizo presente en el Salón de Tokio de 2015, sobre el cual renacía la esperanza de contar con nuevos desarrollos de motores rotativos tipo Wankel que habían caracterizado a los modelos deportivos de la marca japonesa.

Bajo la filosofía de diseño KODO de la marca, encontramos un excelente trabajo de superficies con una configuración coupé muy agresiva, con un cofre muy alargado y bajo, junto con un voladiza trasero muy corto y estilizado.

Con un gran legado de deportivos que utilizan los motores Wankel a sus espaldas, el nuevo RX, representa el espíritu de innovación de la marca, que se encuentra centrada en el desarrollo de nuevas tecnologías de motores de combustión interna, antes del desarrollo de propulsores que utilicen la movilidad eléctrica.

Ahora lee: