10 consejos para evitar el estrés al volante

¿Sabías que uno de cada cuatro conductores en las grandes ciudades, puede ser un verdadero peligro al volante por culpa del estrés? Si bien nuestras ciudades están cada vez más saturadas, la nula cultura vial es uno de los detonantes en el estrés de los conductores: “no hay respeto“, expresan algunos, “se pasa por encima de uno”, dirán otros, lo cierto es que el tránsito y el estrés somos todos y, peor aún, algunos estudios informan que uno de cada tres accidentes en las metrópolis se deben al estrés y violencia al volante.

El DF es uno de los lugares más agresivos para conducir por la gran cantidad de autos, lo pésimo de nuestras vialidades y la poca o nula cultura vial de los conductores.Es un problema grave de salud por lo que te damos estos sencillos tips para reducir la tensión al volante y sobrellevar el pesado camino.

  1. Pon el foco en llegar al destino por encima de la hora. Sí, suena a una locura, pero con esto llevamos buena parte de la batalla ganada. Planea diferente tus recorridos, aprovecha para ver algún tema atemporal cerca de tu destino o toma más tiempo del necesario. Reconoce que debes invertir más tiempo ahora, así evitaremos la ansiedad, llegaremos de mejor humor y cumpliremos nuestro objetivo principal: llegar.
  2. Ten por lo menos dos rutas posibles. No se vale decir que no sabías de las condiciones del tránsito con todas las herramientas que hay hoy en día como aplicaciones, mapas con tránsito e información en redes sociales. Sé tú, incluso, un informante audaz y reporta condiciones de tránsito a las instancias adecuadas (siempre que puedas hacerlo, jamás conduciendo).
  3. Utiliza herramientas que te hagan buena compañía, como nuestro CD favorito o una estación de radio que nos mantenga relajados y entretenidos. Ahora con la conexión bluetooth y celulares 3G puedes escoger ponencias relacionadas con temas de tu interés en youtube. Recomendamos música “ambient” o clásica, pues está comprobado que sus notas relajan la tensión en las neuronas.
  4. Es fundamental estar descansado. La somnolencia es un claro elemento que dispara el estrés al volante. Es vital que busque un equilibro en su vida entre trabajo, actividades personales y descanso. Si carga la balanza hacia algún lado, el estrés aparecerá.
  5. Conduzca respetando las reglas de tránsito y límites de velocidad. Imagine el riesgo que correr si conduce estresado y a exceso de velocidad o de manera imprudente. Es muy probable que al final no llegue y tenga un gasto muy superior en seguros u hospitales.
  6. Las calles no son espacios de competencia y, mucho menos, para demostrar tu valentía o superioridad. Lo único que demostrarás es un bajísimo nivel cultural y altísimo nivel de estrés que podría derivar en situaciones que son plenamente evitables.
  7. Cede el paso cuando debas. Ten cultura vial y permite el uno por uno en los cruces complicados. No vas a “perder” más que unos metros y al final estarás, igual que los demás, atorado en el tráfico. Ten por lo menos una cordialidad con tu compañero de calle.
  8. Tranquilízate. Realiza cinco respiraciones y suelte el aire lentamente. Eso ayudará a liberar significativamente la tensión, como por arte de magia. No está demás recomendarlo hacerlo cuando se encuentre detenido.
  9. Mantente presente. No permitas a tu mente que te lleve a situaciones que no están sucediendo como “voy a llegar tarde”; “claro, me van a regañar”; ninguno de estos pensamientos son reales, están siendo inventados por tu mente y solo estresan tu camino. Espérate a llegar y hasta ese momento ocúpate por la situación.
  10. Y aprende a asumir las condiciones del camino. Ninguna cuota de estrés hará que el tráfico cambie y sólo te estarás haciendo daño. Es una realidad con la que todos tenemos que aprender a convivir.
¿Sabías que…
…de acuerdo con el promedio de tiempo en los viajes, se estima que un conductor del DF puede pasar hasta dos meses al año moviéndose por la ciudad?